14 sept. 2013

Vivencias: Resurrection Fest 2013 (1-3 Agosto de 2013) Viveiro, Galicia ((TERCER DÍA))




Concluyo mi repaso del Resurrection Fest 2013 con lo acontecido el sábado. 
Además, al final encontrareis los puntos a favor y a mejorar del festival según mi punto de vista, y unas breves conclusiones. ¡Espero que os guste!


SÁBADO 3 DE AGOSTO

El último día de festival había llegado. Aprovechamos nada mas levantarnos para echarle un ojo a la playa, aunque no hacia día para baño. Comimos un plato combinado en el paseo de la ría, de lujo. Nos trataron como reyes y encima un precio muy económico por todo lo que nos pudimos meter en el buche. Si repetimos el año que viene, vamos ahí de cabeza.

Comentar que en este punto del festival ya no teníamos cámara de fotos. Se le acabo la batería y a mi, el dia anterior con Slayer intentando hacer una foto y recibir un codazo se me cayo al suelo y la estropeo bastante.
Llegamos para ver de lejos y en la sombra a Blast Off, que abrían la ultima jornada.  


Esperamos hasta que comenzaron Exodia en la carpa y ahí que fuimos a ver a nuestros ya conocidos y amigos, de hecho nos los encontramos los otros días por el festival varias veces y nos intercambiamos unos buenos abrazos y sonrisas. A las tres de la tarde había pocos valiente viendo a los de Valencia pero esto no les desanimo y se entregaron como ellos saben.  No los vimos enteros ya que la semana anterior pudimos disfrutar de su amplio concierto en Luarca y porque tocaba otra banda en el Arnette que no habíamos visto.


Así que tras verles unos quince minutos nos fuimos a ver a Wolves Are Coming, banda que acaba de empezar en esto y que practican hardcore. Quería verlos por curiosidad pero no me entusiasmaron. No me acabaron de transmitir mucho o es que quizás de este tipo de música ya estaba un poco saturada con los otros dos días anteriores. La cuestión es que acaban de empezar en esto y aun les queda coger tablas y moverse. Así que, habrá que darles tiempo.


La primera gran sorpresa del día fueron los barceloneses Blowfuse que la petaron literalmente en el Monster Stage. No eran ni las cuatro y la liaron bien. Me gustaron mucho, su punk rock a la americana, muy californiano. Todos con el pelo teñido exagerado. El bajo con unos pelos azules  forforitos que se veían a distancia y los otros tres miembros con el pelo rubio pollo teñido.  Concierto muy intenso y rápido. Una pasada. Además de que lo estaban viviendo muchísimo y eso se acaba notando y contagiando al publico que no dudo en hacer algunos circles y sobre todo cantar con el propio cantante cuando se bajo al foso y enloqueció marcándose una cover de un grupo que no se cual era. Os aseguro que veis en video como cantaba y enloquecía con los de primera fila y se os ponen los pelos de punta. Recalcar que son todos unos chavalines vamos, pura juventud arrasando. Y la verdad es que ver cosas así , además de la entrega del publico a estas horas me encanto y me encanta.


Tras esto, Trashnos no mejoraron el asunto en el Arnette. No me gustaron mucho , además de que eche de menos un poco de agresividad en la voz. Y el sonido tampoco acompaño demasiado. 



Cuando terminaron fuimos a ver la ultima parte de la actuación de Horns of the Rhino en la carpa, en el Jagermeister Stage. Estaba petado aquello y me gusto mucho lo poco que pudimos disfrutarlo. Los de Bilbao repartieron sonido oscuro e intenso. Aunque por momentos se hicieron muy largos los temas que superan con creces los cinco minutos cada uno. No esperaba que me gustaran, me los esperaba mas pesado, mas con sonidos mas oscuros y lentos y me sorprendieron gratamente.


Aprovechamos cuando comenzó poco después Rise To Fall a tocar en el Monster Stage para volver a la zona de merchan oficial del festival. Aclarar que no vimos a Rise to Fall porque los hemos visto también ya unas cuantas veces. Cual fue nuestra sorpresa al ver que todo lo que habíamos visto el primer día del merchan no había casi nada. Pensaba que lo estaban quitando y le pregunte a la chica, a lo que me comento que no, que es que lo habían vendido todo ya y que lo que veía, que era muy poco, era lo que quedaba. Me quede a cuadros.  Así que rauda y veloz, al igual que Unai, nos compramos la mochila. La chaqueta, quizás si volvemos, el año que bien, habrá que ser más rápida.

Me alegro muchísimo, no creáis, porque si eso casi lo tenían todo vendido eso se lo había llevado la gente y eso es una grata señal para el festival y una gran ayuda también para poder continuar así que genial. Vimos lo que quedaba de concierto de Rise To fall sentados , coreando los temas ya muy conocidos y poco después cuando termino acudimos al Arnette a ver una de las bandas que mas curiosidad tenia por ver.


We Ride. Hardcore de Vigo pero con cantante femenina.  Interesante puesta en escena, aunque se me hizo muy raro escuchar los temas con voz femenina, con la voz rota. Estoy acostumbrada a oírlo en chicos y oírla en una mujer siempre choca. Aun así el rato que estuvimos viéndoles se dejo la piel y bajo incluso al foso para cantar con el publico, que también se arremolino a su alrededor para cantar.


Tras quince minutos acudimos a la Jagermeister para ver a otra banda que tenía mucha curiosidad por ver. Día de los Muertos. Y que puedo deciros. Impresionante es poco. Además que me sorprendió muchísimo ver que la que cantaba era una mujer, y madre mía como se dejaba el alma en cada tema. Su thrash death me convenció y animó muchísimo, y al respetable. Muy agradecidos con el publico, incluso regalaron dos camisetas entre los allí presentes y una de ellas estuvo varios minutos en una dura puja entre dos chicos.
Unas risas me eche viendo como cada uno estiraba para un lado e intentaba razonar con el otro en plan de “no, me la tengo que queda yo por X o por Z” Al final no se como lo solucionaron pero las risas que me eche no me las quita nadie. 30 minutos demoledores e impresionantes. Que bandaza y que sonido. A tener muy en cuenta.


Otro plato fuerte venia después con Crisix en el Monster Stage, y aunque ya los hemos visto muchas veces, en esta ocasión seria diferente ya que venían presentando nuevo disco, y no uno cualquiera porque se han marcado otro disco de esos para enmarcar. Los de Igualada salieron a liarla desde el primer tema. Frieza The Tyrant comenzó a sonar tranquilamente mientras la gente iba calentando. Poco tardaron en liarla y se montaron unos pogos de impresión. De hecho la polvareda por momentos nos impidió ver a la banda en el escenario.  Rise then rest fue al siguiente. Ya tenían a todo el mundo ganado y sudando , muchas camisetas de Crisix, de todos los modelos que quieras. Mucha Crisixteria como quien dice. Lanzaron varias camisetas al público, como regalo, y volaron entre la multitud.
Burtal gadget sentó de lujo y los remolinos no pararon así como la que os escribe, de agitar las melenas. La recta final llego con Bring me to te pit donde montaron el wall of death con dos globos en el medio y la gente enloqueció aun mas o con la ultra conocida Ultra Thrash para cerrar, contando con la presencia de Pla de Mutant Squad y de Guillermo de Angelus Apatrida. Menudo trió se monto. Los temas del nuevo disco en directo suenan muy bien, que es lo que esperaba.


Tras la gran descarga de adrenalina, las revoluciones no bajaron ya que acudimos raudos y veloces al Arnette para ver a una de las bandas más importantes actualmente de deathcore en España como son 13 bleed promises. Son unos burros, la verdad. Una puesta en escena muy intensa y unos breakdowns de vez en cuando que te dejaban seca, de lo graves que sonaban. Destacar también que uno de los guitarras llevaba una camiseta de Dawn of the maya y me hizo especial ilusión.


De Toundra vimos los últimos 15 minutos tras 13 Bled Promises, ya que se solapaban. Aun así nos dio tiempo a ver como se las gastan. Son totalmente instrumentales, rollo progresivo pero muy elegante. A mi me gustan mucho sus discos pero en directo y en festival no me pegaron mucho. Eso si, me alegre mucho de poderles ver, ya que es un espectáculo como sin decir nada, lo dicen todo. Personalmente, reitero que los disfruto mas en disco, aunque verlos en directo no tiene precio.


I killed the prom queen era una de las dos bandas que llegaron en lugar de los maltrechos As I Lay Dying y en varios momentos de la actuación de los australianos me acorde de ellos. De hecho el batería que esta momentáneamente en IKTPQ es el de As I Lay Dying. No me gustaron mucho. Quizás el desconocimiento de sus temas, el cansancio ya latente  o que por momentos se me hicieran bastante lineales pero no llegaron a conectar conmigo. Además el sonido era un caos, se oía todo muy arremolinado, sobre todo con el doble bombo. La voz del cantante , así como los coros del guitarra, el ex de Bring Me The Horizon, no se oían nada bien. Muy bajos e irregulares.

Tras los australianos tocaba un merecido descanso que aprovechamos para recuperar fuerzas y cenar. En esta ocasión elegimos comida vegana, por probar. Me cogí unos espaguetis con un aspecto bastante poco apetecible, aunque me los comí. Sabían muy raros, pero tenían su aquel.
También quiero dejar patente los constantes “elementos” que fuimos viendo por el festival, gente disfrazada de Goku así como de monja o de pollo, o incluso de sevillana. Estos últimos los reconocimos como algunos miembros de la banda de burgos Mortsubite, que hace poco vimos en Vitoria con Death Before Dishonor en la Jimmy Jazz. Todo un espectáculo. Unas risas cuando veías al chico disfrazado de monja en cuestión en los circle pits.

Y además, fue constante la presencia de diversos músicos en los conciertos que se celebraron. Tanto los miembros de Exodia que nos encontramos y nos saludaron como el cantante y algún miembro mas de Mutant Squad, toda la tropa de Crisix desperdigada viendo diversos shows o a los hermanos Izquierdo de Angelus Apatrida. El cantnte de A.D…. Sin olvidarme también a los ya citados de Hilotz, Bloody BrotherHood u Overloud.


Anécdotas a parte, escuchamos un poco de fondo a Your Demise y poco después fuimos para ver a uno de los platos fuertes, personalmente, Killswitch Engage. 



Me gustaron un montón desde el primer tema. Básicamente tras los primeros acordes me ganaron. EL guitarrista, Adam ,era un espectáculo y puro nervio. De hecho se cargo la cinta que sujeta la guitarra y por momentos estuvo tocando sentado donde la batería o de pie, y lo veías corriendo de un lado a otro del escenario. Practican un metalcore melódico muy asequible pero a la vez intenso. La pena es que la voz se oía muy poco. Fue el único pero que le pongo a su concierto.  Una hora de gozar.


Tras ellos no teníamos nada previsto. Iban a tocar Evergreen Terrace en el Arnette asi que por curiosidad y sin nada mejor que hacer nos acercamos, pero los vimos de lejos ante la cantidad de gente que había donde el escenario. Y menos mal que tomamos esta decisión porque me encantaron. Menudo pepinazo de banda , de directo , de sonido y de todo. Totalmente descomida para mí, pero a partir de ahora les tengo fichados. Tenían unos temas muy potentes y directos,  para volverse loca, aunque no tenia cuerpo ya para mucho más. Estaba ya muy cansada de toda la tralla que llevábamos.  En definitiva fueron 45 minutos de disfrutar muchísimo y apuntar en letras mayúsculas en “Bandas que me llevo del festival que no conocía”


Black Flag era uno de los platos fuerte de la Jagermeister y sobre las 23.20 salieron a escena con la carpa a rebosar. Y lo cierto es que con todo mi cansancio y que no me engancho el concierto se me hizo largo. No veía por donde pillarlos, son demasiado intensos para mi, o para el momento en el que me encontraba. Eso si, comentar que el guitarra es un hacha. Tenia un aparato que funcionaba por ondas y con el cual tocaba la guitarra que parecía un friki, pero eso es difícil de narices. Menuda locura.


Bad Religion petaron el Monster Stage. De hecho tuve que verlos por la única pantalla que había al lado del escenario, a la izquierda. No es un grupo que haya escuchado nunca, aunque algún tema me sonó en el concierto y me gustaron bastante. Es un punk melódico muy asequible. En estos momentos me arrepiento de no haber conocido estas cosas mas joven que seguro que me hubiesen gustado. En estos momentos odio las radios.

Berrinches a  parte, me encanto ver que a pesar de llevar tantos años en estos estaban muy agusto con lo que hacían y se les veía cómodos por el escenario aunque no se movieron mucho, eso si. El cantante mantiene la voz muy bien a pesar de los años y también eso desvirtúa menos la actuación haciéndola mas fiel a sus discos. Fueron una banda inesperada y desconocida para mi que me gustaron y me dejaron muy buen sabor de boca.

En este momento de la noche, 1.30 exactamente, las piernas no daban para mucho más, el cuerpo en general. Aun así fuimos a los puestos mientras tocaban Street Dogs de fondo. Unai se pillo unos cuantos discos en el puesto de Fragment Records, que tenia discos a un euro y la oferta de tres por dos. Un chollo si encontrabas cosas que te gustaran la verdad.


Aguantamos como pudimos porque había que ver a Biohazard si o si. Y por fin, poco después de volver de los puestos, comenzó. Fue espectacular y la gente no paraba de moverse, así como el grupo sobre las tablas. Desprendían muchísima energía aunque a estas horas poca había ya, y era una verdadera pena porque en otro horario seguro que lo habría dado todo. Incitaban a la gente a saltar, a darlo todo en los circle, y había varios valientes en ello. Fue especialmente emotivo ver al cantante y guitarra bajarse junto al público, tocar frente a las primeras filas y luego lanzarse encima de ellos y seguir tocando mientras la gente le impulsaba y lo movía entre las masas. Me quede impactada y me encantó esa cercanía con la gente y como seguía dándolo todo a pesar de la inestabilidad al estar sujetado por la gente.
La montaron subiendo a gente al escenario que estuvo dándolo todo con la propia banda. De hecho los de seguridad se quedaron que no sabían que hacer si retirar a la gente o no, se les veía muy perdidos. Al final apartaron y sacaron a la gente del escenario aunque siguió subiendo más. Bastante descoordinado el tema. Se vieron desbordados ante lo que acontecía ante sus incrédulos ojos. No se si habían visto algo así alguna vez pero no tenia pinta ello. 
Otro detalle fue que el cantante y guitarra de la banda lanzo varias latas de cerveza al público sin abrir, y la gente enloquecía de felicidad. Fue una intensa hora que hubiese disfrutado mucho más a media tarde y no a estas horas tan malas.
Nada mas terminar nos fuimos derechos a la tienda, sufriendo un viento y un frio más propio de invierno que de verano, pero exagerado. Una eternidad hasta llegar a la acampada y a ponerse todo encima del saco para no pasar frio.
Y así dimos por finalizado nuestro primer Resurrection Fest y , a modo personal, mi gran primer festival.
Dormimos muy agusto y tuvimos la suerte de que el amigo que nos había montado la tienda nos pidió que volviéramos con el a Pamplona, para no conducir solo. Así que, nos hicimos un favor mutuamente, ya que el bus iba a salir a las nueve de la mañana y con nuestro amigo salimos sobre las doce y con calma.


Conclusiones del tercer día:
Blowfuse fue toda una sorpresa, al igual que Día de los muertos y Evergreen Terrace.  Los destacados del día para mi Killswitch Engage y Bad Religion. La decepción del día se la llevo I killed the prom queen.  No llegamos al tributo a Rancis, aunque nos hubiese gustado. A todo no se puede.



Detalles a favor y para mejorar

En general tiene muchos puntos a favor y lo que hay para mejorar , se puede realizar tranquilamente. La organización tomara nota de cada opinión que den los usuarios, estoy segura.
A favor

Respecto al recinto

Me gusto mucho la distribución de todo, la zona de comidas bastante variada, además había hasta un puesto con comida vegana. Los baños , divididos por sexos fueron todo un puntazo.  Había lo menos 12. Cuatro cabinas y en cada una tres y un lavabo con espejo. Baños normales, de taza de toda la vida. Encima, te daban a la entrada del mismo un trozo de papel dos mujeres. Todo una sorpresa que recalco, a quien se le ocurrió es increíble y se lo agradecemos todas las chicas allí presentes. Con eso además se evitan líos del típico listillo o listilla que la lía y se pilla un montón de papel o tira el rollo por el wáter… Un diez en estos aspectos. Destacar que con todo esto no se formaron excesivas colas y que tampoco se tenía que esperar demasiado para evacuar con lo cual la que ahora os escribe estuvo muy tranquila todos los días del festival.
En cuanto al rollo de los tickets y de la atención en barra en general muy bien. Las colas para los tickets fueron normales pero había dos puestos para poder adquirirlos y creo que no hubo mayor problema. Se te obligaba, eso si, a comprar el vaso del festival para poder beber en el, pero bueno luego los precios de las cosas no me parecieron demasiado exagerados. Cosas peores he visto.

Otro acierto fue la disposición de los escenarios, como os digo, terminaba un concierto y fácilmente podías ir al otro que comenzaba en ese momento y no perderte nada. Todo un acierto además la carpa, que fue una verdadera bendición en las primeras horas con el solazo que hizo.  Y también el Arnette, que dio oportunidad a bandas pequeñas y de otro calibre a exponerse ante el público. Otro diez en ese aspecto.
La pantalla que estaba en el Monster Stage que en más de un momento vino bien para ver lo que no podía ver en el escenario por la aglomeración de gente, toda más alta que yo.

Respecto a la acampada

La zona de acampada contaba con luz, baños que eran limpiados cada poco tiempo así como las duchas. Puestos con comida y bebida, y además eso era una arboleda con lo cual no pasamos calor alguno y se estaba de lujo. Deberían tomar ejemplo varios festivales de esto la verdad. Hay que cuidar al público y no ponerles a acampar en cualquier lugar. Fue un lujo el lugar. Además tenias la playa muy cerca y podías ir a darte un chapuzón tranquilamente.  Y las duchas tampoco andaban muy lejos y no se formaron colas excesivas. Si quizás las normales, pero porque hay mucha gente y al final estas cosas pasa. Aceptables y limpias.
Destacar también que había un bus lanzadera del camping al festival y viceversa por un módico precio de un euro, aunque no lo usamos al final en los tres días.

Respecto a las bandas

Un puntazo a favor el compromiso del Resurrection con la escena local y nacional, con las bandas jóvenes y emergentes. Las que no se conocen o que llevan poco tiempo en esto ante un gran publico. Gran apoyo a la escena nacional, con grupos muy diferentes y con muchas ganas de mostrarse ante las masas.

Para mejorar

Respecto al recinto

No encontré, personalmente el área de relax que se marcaba en el mapa del festival. Y en alguna que otra ocasión habría sido de agradecer.
La polvareda que se monto nada mas comenzar los primeros conciertos. Entiendo que la hierba ante semejante maltrato continuo no aguantase pero habría sido todo un acierto regarla quizás un poco para que no quedara tanto polvo porque se paso realmente mal en algunos momentos que se formaron verdaderos tornados.

El tema de las vallas, había que solucionar eso no con cinta americana si no cambiándola del todo. Como comentaba anteriormente, eso hay que tenerlo previsto. Para que no haya males mayores.
La pantalla del Monster  Stage se quedo corta. Quizás poner otra en el lado derecho lo habría dejado todo mas completo.
La seguridad en el foso dejo bastante que desear. Vi a más de uno caer de cabeza al suelo después del crowd surfing y sin inmutarse. Para la próxima hay que poner a gente que sepa del tema, que vuelvan a poner a la gente en el público o que le indiquen la salida, como se ve en otros festivales. Mas de uno no se habría hecho el daño que resulta al caer de cabeza contra el suelo.
La entrada de un día, por lo que vi no daba derecho a salir del recinto, cosa que no comprendo. Y tampoco me parece justo que habiendo pagado fielmente tu entrada aunque solo fuera de un día no poder salir porque sabes que no vas a poder entrar posteriormente. Eso esta mal hecho la verdad. Tienen todo el derecho los de un día, como los de dos o los de todo el festival. No entiendo estas reglas.

Respecto a la acampada

La acampada A estaba lejos, al menos se hacia bastante largo el camino, ya que depender del bus lanzadera era eterno. No pasaban más que cada 30 minutos, y con ese tiempo te daba para llegar andando, a duras penas, tras toda la tralla del día, pero bueno. Ya que ofrecen el servicio quizás seria bueno que lo plantearan con más frecuencia, ya que muchos se llenaran rápido. De todas maneras el la distancia de este camping al recinto es un mal menos viendo la zona en donde se acampa, con sombra y todo muy bien acondicionado. Prefiero que se siga manteniendo esta zona que no otra al solazo, aunque este mas cerca.

Los baños públicos de la zona de la acampada A  fueron bastante limitados para todos los que nos entrabamos allí. Tres baños, para chicas y tres para chicos, con espejo y lavabo. Quizás seria bueno poner algunos como en el festival, para evitar las inmensas colas que se montaron. Yo me trague una por la noche porque no quedaba otra.
El del bar o chiringuito con la música a altas horas, cuando supuestamente la gente tiene que estar descansando. Es normal que haya gente que quiera más fiesta, pero se puede poner la música  a un volumen normal para que la gente que quiere descansar pueda hacerlo. A nosotros no nos toco porque estábamos lejos de ello y porque yo con los tapones de oídos me aislé bastante del tema pero los que estaban al lado o cerca y por comentarios que escuche, no los ponían muy bien. Toda la razón del mundo.

Respecto a los horarios

Quizás la jornada no debería ser tan larga o al menos no dejar para tan al final los grupos grandes, por ejemplo fue super complicado ver a Biohazard y a Sylosis a esas horas por el cansancio y demás. Aunque reconozco que a ciertos grupos verlos aunque solo fuera media hora me gusto mucho porque en algunos casos fue una muy buena carta de presentación.

Conclusiones del festival

En general ha sido una experiencia magnifica y que ojala pueda repetir.  He disfrutado como una niña estos tres intensos días tanto de bandas increíbles que no esperaba ver nunca en directo como de gente maravillosa que me ha acompañado en estos días u otros que nos hemos ido encontrando por el camino.

Especial mención y agradecimiento a mi compañero de aventuras y viajes Unai, que me brinda múltiples momentos para partirme de risa y es un intrépido probador de pogos y circle pits, a pesar de la polvareda. Gracias a todos con los que compartí estos días, en el viaje en el autobús, en la acampada, en los bares comiendo, y sobre todo en el recinto dándolo todo, o intentándolo en cada concierto.

Ya os lo avise,

¡Viveiro on fire!






No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...