Mi foto
Pamplona, Spain
Sonia. Metalhead "melómana" crónica sin remedio. -->>Metal Music Passion Alive <<--

2 abr. 2014

Dimensión Paralela XLVIII --> Evil Killer


Seis meses ni más ni menos hacían que no disfrutábamos de los speed metaleros pamplonicas por excelencia de esta pequeña ciudad.  Y es que Evil Killer no ha parado desde que sacaron su ep "Fight" hace ya más de un año. No han dejado de rodar por conciertos fuera de nuestras tierras con muy buenas criticas y dejando muy buenas sensaciones allí donde se les ha podido ver. Y eso siempre anima y mucho. 

Así que, como siempre, no podíamos dejar pasar esta ocasión, con el cuarteto volviendo a tocar, en este caso en el Black Rose, que presentó el ambiente esperado. Lleno y con muchas ganas de disfrutar de los jóvenes Evil Killer.  Y es que, desde la ultima ocasión que les pude ver, personalmente unos cuantos más ya que la última vez que disfruté de su puesta en escena fue en San Fermines del año pasado, había ya ganas de echarles el guante de nuevo. Con lo que había muchas ganas de volver a verles, y mucho más sabiendo que iban a incluir nuevos temas de lo que será su "inminente" primer disco de larga duración como comentó Mikel al respetable en varias ocasiones y que ya sabemos que se llamará "Lethal assault".


Comenzaron con un tema instrumental, para ir caldeando el ambiente poco a poco. Se me hizo bastante raro ya que lo normal sería empezar con un tema rápido, para dejar a todo el mundo impactado. Sin embargo, les quedó bastante curioso y con ello demostraron que además de velocidad y buenas melodías saben trabajarse partes más tranquilas y variadas pero de corte instrumental, como nos hicieron ver un poco en su demo.

Y a continuación, no me digáis porque, pero me esperaba que tocaran su tema insignia, aunque fuera nada más comenzar el concierto. Y es que en anteriores conciertos este tema iba de los últimos, pero se ve que en esta ocasión decidieron cambiar el orden, sorprendiéndome gratamente. Y es que Fight ya es un himno, y así lo hicieron constar. 



El sonido, aunque bajo en cuanto a las guitarras y al propio bajo, fue bastante aceptable aunque lo peor de todo fue la voz, ya que no se oía nada. El pobre Mikel se las vio y deseó y luego se dio por vencido. Así que disfrutamos poco de ese apartado aunque no nos impidió melenear en las primeras filas como quien dice. 



Como comentaba., su manera de ir desgranando temas, tanto clásicos como los que irán en su nuevo lanzamiento a la vez que algún que otro cover fue excelente. Me gustó mucho la disposición de los temas.  A penas se daban un respiro y comenzaban con otra canción a base de un aceleradísimo Sergio que estuvo muy bien.




De las mejores veces que le he visto. Aplicado, conciso y sobre todo muy rápido y persistente. Si en otras ocasiones le he visto más verde, en esta ocasión no puedo decir eso ya que estuvo muy concentrado y acompañó de lujo a sus compañeros, marcando en muchas ocasiones el ritmo el mismo. Muy sólido.


Se nota muchísimo el rodaje que van llevando, se les ve muy cómodos ya en el escenario, aunque los temas les exijan mucho y acaben sudados como pollos, pero las caras de satisfacción y las continuas sonrisas y miradas de complicidad entre ellos denotan que se encuentran donde quieren y que hacen lo que les gusta. Y además atraen a mucha gente con ello, tienen un buen respaldo tras de sí, y eso siempre es genial. 

Versionazas como la de Accept "Fast as a shark" o la impecable "Zure atzetik" de Sutagar fueron muy bien acogidas, sobre todo esta última que a mi personalmente me flipa mucho y me pone la piel de gallina. Muchos recuerdos con ese tema.



Los nuevos temas que nos fueron presentando suenan muy bien, diría que hasta mas rápidos que en su debut, más enloquecidos y a la vez mucho más elaborados. Muchas variaciones en una misma canción y mucha melodía que es fácilmente coreada y recordada. Muy directas y , por ello perfectas para el directo.






Así, "Midnight assassin", "Escape at night", "High speed" o "Blood of the witches" sonaron estupendas con un enfadadísimo Ivan a las seis cuerdas, en solitario con sus solos épicos y elaborados, casi como un ritual, como el llevar siempre la camiseta de Saxon "Denim and leather" en cada concierto. (que les he podido ver). Parece su talismán y no le va nada mal. 



Por su parte Jesús al bajo, como siempre, animando al personal y repartiendo a diestro y siniestro. Mikel, en su labor de guitarra rítmica también estuvo muy bien, brindándonos algún solo esporádico, ya que como os decía de eso se encarga Iván, pero aún así muy acertado, no así al micro, por los problemas que ya os comentaba que quizá fue lo que más deslució una hora y diez minutos de muy buen heavy metal clásico.






 Se dejaron todo sobre las tablas del Black Rose ya que tras terminar el concierto Mikel se sentó exhausto junto a Iván en el suelo del escenario. Fue una estampa curiosa.


Tiene que ser una pasada tocar en casa, con tu gente, y sentir ese calor y apoyo incondicional así como verla disfrutando de tu música tanto como tu creándola. 

En definitiva, una velada estupenda de buen speed metal de la tierra, por cuatro mozos que se lo han montado muy bien y que siguen progresando adecuadamente, y que cada día me gustan más. Tengo ya muchas ganas de ver como suena ese disco que están cociendo, pero de momento habrá que esperar.
Sin embargo, esperemos que no tenga que ser hasta dentro de seis meses o más para volver a verles sobre las tablas, que siempre es un gusto. 


Gracias por vuestro tiempo,

Sonia

No hay comentarios: